Piñera quiere darle a las FFAA lo que éstas le exigieron esa noche a Espina: garantías de impunidad para que después no se les juzgue por sus violaciones a los derechos humanos.